El Consumidor del Siglo XXI | Diario Avisos

El Consumidor del Siglo XXI

LOS ESCENARIOS DEL CONSUMIDOR DEL SIGLO XXI
Si el cambio de siglo parece una ocasión propicia para hacer análisis y proyección sobre el comportamiento futuro de cualquier variable, resulta especialmente apasionante intentar predecir cómo será el comportamiento del consumidor en el Siglo XXI.
Entramos en una era en que la globalización en los intercambios económicos mundiales y la presencia de Internet van a dejar anticuadas muchas de las teorías clásicas de la comercialización.
Una cuestión fundamental en lo que es la alimentación en los países desarrollados occidentales es la evolución de la familia y la constitución de la familia triangular con las dos personas que integran la pareja interesadas en desarrollar su vida profesional. Entre otras cosas esto ha supuesto que la alimentación, que tenía una parte importante de privacidad, se haga en público. En general la nueva actitud de las mujeres ante la vida (no sólo el trabajo) lleva a una menor dedicación a los tiempos de elaboración de alimentos, incluida su adquisición, lo que condiciona el consumo. El modelo de alimentación bajo este parámetro implica que se pasa menos tiempo en el hogar, que ha disminuido el número de hijos y han subido las rentas familiares. Otras implicaciones importantes son, que las nuevas generaciones apenas tienen memoria de los sabores tradicionales, los hijos comen en el colegio, los padres cada uno por su lado, rompiéndose con ello la estructuración de la comida principal, tan arraigada anteriormente en España.
Los hábitos alimenticios actuales hacen peligrar la supremacía de la dieta mediterránea, cuya fuente fundamental de materia grasa es el aceite de oliva. En España hay casi 3.000 establecimientos de fast food. La comida rápida se impone y no sólo en la calle. La Federación Española de Hoteles y Restaurantes dice que estos locales registraron su mayor incremento en el año 1995, con un aumento del 39% respecto del ejercicio anterior. En los años 1996, 1997 y 1998 el aumento fue del 20%. A partir de entonces, su evolución comenzó a ser más modesta, un 17% en 1999 y un 13% en 2000, hasta quedarse en un 5,9% el año 2001. Pero en 2002 el sector registró un nuevo repunte, alcanzado un crecimiento de las ventas totales de un 8,9%, en sus 2.930 locales abiertos.
El actual estilo de vida, marcado por una profunda dedicación al trabajo, está reduciendo el tiempo reservado a tareas como la compra y la cocina. Eso se traduce en una dieta hipodérmica e hipergrasa dentro y fuera de casa. Las consecuencias se dejan notar: un elevado porcentaje de españoles es obeso o tiene sobre peso y las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. Se observa que se ha reducido el tiempo medio por persona dedicado a cocinar. Así mismo, en los últimos años, también se ha disminuido el consumo de hidratos de carbono (pan, arroz, patatas…) y un aumento de productos de origen animal (carne, leche, huevos) y de grasas saturadas (bollería y pastelería), cuyo incremento de un año para otro (entre 1999 y 2000) fue de un 6,8%. Según la opinión de algunos expertos nutricionales, la calidad de la dietas es mejor que hace 30 años en cuanto a su aporte de proteínas pero su equilibrio es menor. En definitiva, en la actualidad se está produciendo un abandono de las comidas tradicionales y estructuradas, promocionándose cada vez más los alimentos funcionales, aquellos enriquecidos con calcio o vitaminas, por ejemplo. A su vez, también valoran los productos naturales y, de vez en cuando hacen dietas alimenticias.
Lo anterior apunta a concluir, que la nueva forma de alimentación supone que los fines de semana se utilicen para la recuperación de la gastronomía tradicional, mientras que los días laborables se prefiere una comida de fácil elaboración; de ahí el incremento de los platos precocinados, los servicios a domicilio, la exigencia de los alimentos “portátiles” y envasados en porciones más pequeñas y con envases reciclable y ecológicos.

El éxito de la comida preparada o semipreparada, que a su vez abre las puertas a la entrada en el menú de platos y costumbres de otras tierras; así se ha generalizado la comida china, italiana, mexicana, etc., que en principio siguieron el rastro inmigrantes y que hoy se repite con los inmigrantes sudamericanos o los del Norte de África, pero ya se ha integrado en la gama de alimentos habituales y ha pasado a formar parte de la oferta de las grandes industrias de la alimentación.

Alguno de los grandes rasgos que caracterizan al consumidor de hoy en día son, realizar la compra una vez cada 20 días, congelar los alimentos, solicitar comidas a domicilio, comprar todo en un gran centro comercial.
Parece haber un cierto consenso en la existencia de cuatro grandes impulsores en el cambio del consumidor y sus hábitos en el Siglo XXI.

Fuente:http://www.prochile.cl/newsletters/habitos/espana_introduccion1.php

El Consumidor del Siglo XXI
Vota por este aviso

Deja un comentario a este aviso

DiarioAvisos.cl portal de avisos clasificados y anuncios de Temuco y todo Chile.
TransTemuco SpA | Pasaje Massmann #330 Temuco | Todos los derechos reservados,prohibida su reproduccion total o parcial.
A %d blogueros les gusta esto: