Aviso Clasificado reciente
diarioavisos julio 11, 2018

El trabajo de todo pintor de vehículos tiene una aliada muy especial en el taller: la pistola aerográfica. Su buen uso por parte del profesional del repintado de automóviles influirá de forma determinante en que el acabado final sea el óptimo.

En los últimos años ha habido un gran avance en su diseño, en busca de la máxima transferencia de pintura, ligereza, ergonomía, fácil manejo, precisión en los acabados, diseño, facilidad de limpieza, montaje y mantenimiento, etc.

La aplicación de pintura con pistola aerográfica se efectúa, para que mediante una adecuada pulverización, la pintura se adhiera al soporte, y con la ayuda de los disolventes y diluyentes añadidos, y por la propia composición de la pintura, ésta forme una película perfectamente lisa y uniforme.

La pistola aerográfica es un equipo fundamental en cualquier taller de repintado de vehículos, y es el principal instrumento de trabajo de los pintores, que por tanto debe cuidar con el mayor esmero.

La necesidad de un mantenimiento constante, una perfecta limpieza después de cada utilización, y el cuidado con que deben ser tratados los elementos de que consta son imprescindibles para conseguir la calidad deseada en los trabajos de repintado.

 

Las pistolas aerográficas se emplean para aplicar y pulverizar las imprimaciones, los aparejos y las bases de color y barniz sobre las piezas. La pulverización que se consigue con las pistolas permite atomizar el producto (base de pintura, barniz, etc.) en partículas muy pequeñas que se adhieren de manera uniforme sobre las piezas, lo que reduce la cantidad de producto aplicado y el tiempo de secado.

Una pistola aerográfica funciona con el aporte de un flujo de aire comprimido que gracias al diseño interno de la pistola, arrastra la pintura que se encuentre en el depósito de carga de la misma. Este depósito de pintura puede encontrarse en la parte superior de la pistola, pistola aerográfica de gravedad; o por el contrario, en la parte inferior, pistola aerográfica de succión. Cuando se pulsa ligeramente el gatillo de una pistola aerográfica, hasta un primer recorrido del mismo, se abre el paso del aire comprimido al que está conectada la pistola mediante una conducción flexible, y el flujo de aire sale a través de la boquilla de la pistola, sin más efecto que esta proyección de aire.

Pulsando el gatillo hasta el final de su recorrido, la aguja que cierra el paso de la pintura se desplaza de su alojamiento, liberando el paso de la pintura que se ve arrastrada por el paso del aire a alta velocidad, por el llamado efecto Venturi, realizándose la atomización y mezcla de la pintura con el aire, en forma de niebla o “spray” de pintura que es proyectada hacia las piezas a pintar.

La aplicación de los distintos tipos de pinturas exige que la configuración interna de las pistolas y la presión con que llegue el aire comprimido a la pistola sea diferente. Así, en general cuanto mayor sea la viscosidad de la pintura a aplicar, se precisará que el diámetro del orificio de aporte de pintura sea más grande, esto se conoce como “pico de fluido” o “diámetro de boquilla”. Por ello, las pistolas aerográficas disponen de distintos conjuntos intercambiables de cabezales o boquillas, con los que adaptar la pistola al tipo de pintura que se va a aplicar.

Elementos exteriores de la pistola aerográfica:

El diámetro del pico de fluido suele expresarse en milímetros, y el adecuado a cada material a aplicar depende además del propio material, al tipo de pistola (gravedad o de succión), ya que, si el depósito de pintura se encuentra encima de la boquilla, la gravedad ayuda a la succión de la pintura, mientras que si el depósito de pintura se encuentra por debajo de la boquilla, la succión de la pintura debe además contrarrestar la fuerza de la gravedad.

De esta forma un mismo tipo de pintura precisa una boquilla más grande con una pistola de succión que con una pistola de gravedad. El diseño del cabezal de las pistolas aerográficas es también parte importante en la calidad de las mismas, ya que el flujo de aire no sólo pasa a través del conducto que succiona la pintura, sino que se distribuye por varios conductos, que proyectan aire comprimido para modificar la forma del chorro de pintura proyectado o “abanico de pintura”.

 

La regulación de la pistola ha de hacerse para obtener un abanico de forma y tamaño óptimo para la aplicación de la pintura. Una vez seleccionada y acoplada la boquilla precisa al tipo de pintura y de pistola, se conecta la pistola a la manguera de aire comprimido, y se regula el manómetro a la presión de aplicación precisa según el material y tipo de pistola (en pistolas aerográficas convencionales suele ser entre 3 y 5 Kg/cm2).

Con el regulador de caudal de aire de la pistola se controla la forma del abanico, para dejarlo en el tamaño y forma prescrito, obteniendo así una buena huella de proyección o mancha de pintura que deja el abanico al proyectarlo sobre la superficie a pintar.

Con el regulador de caudal de pintura se regula el mayor o menor aporte de pintura al flujo de aire, de esta forma llega más o menos cantidad de pintura por superficie. La mejor forma de realizar estos controles de la huella del abanico es pulsando instantáneamente el gatillo de la pistola frente a un cartón o una chapa, situando la pistola a la distancia prescrita al soporte.

Pero además de todo esto hay que tener en cuenta que el efecto de pintado que se consigue con una pistola perfectamente regulada, depende además de la forma de utilización de ella:

❑ Distancia entre el soporte y la pistola, que ha de ser siempre el mismo y un valor concreto, manteniendo la pistola siempre perpendicular al soporte.

❑ Velocidad de movimiento de la pistola, que ha de ser uniforme y constante, desde el inicio al final de la aplicación de cada mano.

Las pistolas aerográficas conocidas como pistolas HVLP (High Volume Low Pressure -gran volumen con baja presión-), ecológicas o de alto rendimiento, suponen un importante avance en el diseño de este tipo de herramientas de pintado, ya que consiguen la proyección de la pintura a presiones más bajas que las convencionales, lo que supone un mayor aprovechamiento de la pintura, ya que al conseguir formar el abanico de proyección (mezcla de pintura aire), con menos presión, se pulveriza menos pintura fuera de las piezas a pintar, como resultado de todo esto se consigue liberar menos disolventes a la atmósfera, al utilizar menos pintura por unidad de superficie a pintar.

 

Aplicación

La aplicación de pintura con pistola aerográfica se efectúa para que, mediante una adecuada pulverización, la pintura se adhiera al soporte y forme una película lisa sin dejar ningún rastro visible de la aplicación. Para que esto se realice de la forma esperada, es preciso controlar todas las variables que influyen en la formación de la película, que son entre otros: composición de la pintura, disolventes y diluyentes empleados, temperatura, naturaleza de la pieza pintada, etc. Influyendo de manera muy especial la evaporación de los disolventes y diluyentes de la pintura.

La velocidad de evaporación de los disolventes contribuye a estirar la película de pintura sin que llegue a descolgar; es decir, si evaporan demasiado rápido, la película de pintura no se estirará lo suficiente, formándose una película rugosa (piel de naranja), con menos brillo del que se puede obtener. Por el contrario, si los disolventes tardan mucho en evaporar, la película de pintura puede llegar a descolgar, creando el efecto de goteos o descolgados. Respecto de la utilización de la pistola aerográfica, los factores que mayor influencia tienen son:

❑ Velocidad y forma de la emulsión pintura-aire formada por la pistola aerográfica. La presión de aire, el diámetro de la boquilla de la pistola, determina la forma de proyección y por tanto la cantidad de disolventes que evaporan antes de llegar al soporte.

❑ La distancia de la pistola al soporte a pintar. Existe una distancia óptima de trabajo que garantiza que la pintura que llegue a la pieza a pintar tenga el contenido de disolventes apropiado, depende del tipo de pintura y de pistola, generalmente alrededor de 15 centímetros. Cuanto mayor sea la distancia más “seca” llegará la pintura al soporte, y por tanto menos se estirará la pintura (piel de naranja), mientras que si la distancia es demasiado pequeña, llegará con exceso de disolventes y descolgará la pintura. Por otra parte, para que la calidad de acabado sea homogénea es imprescindible que se mantenga esta distancia entre la pistola y la pieza siempre constante.

En consecuencia, para obtener una buena calidad en la película de pintura se ajusta las condiciones de funcionamiento de la pistola, presión de aplicación y diámetro de boquilla según indique la hoja técnica del producto, y el tipo de pistola que se vaya a emplear, de gravedad, de succión, convencional o HVLP.

Durante la aplicación de la pintura se mantiene la distancia de aplicación dentro de los márgenes especificados situando siempre la pistola perpendicular a la superficie a pintar, con movimientos de barrido con el brazo, y no giros de muñeca o codo, a velocidad constante, y solapando cada una de las pasadas de la pistola. Para evitar cortes bruscos en la película de pintura se pulsa el gatillo después de comenzar el movimiento de la pistola, al igual que al soltarlo, que se hace antes de acabar el movimiento de barrido.

 

Estas pistolas, que funcionan con el aporte de aire comprimido que arrastra la pintura que se encuentra en el depósito de carga, pueden ser de hasta cuatro tipos.

 

Pistolas convencionales

Las pistolas convencionales emplean los principios de funcionamiento del conocido como ‘efecto Venturi’. Son pistolas antiguas con una tasa de transferencia de producto baja, del 30 al 40%, que trabajan con presiones de aire en la entrada de la pistola de entre 3 y 6 bar y en la boquilla de entre 2 y 2,5 bar. Con ellas, el producto aplicado llega a la pieza con fuerza, lo que produce un efecto rebote en la pieza, que influye en su tasa de transferencia. Las pistolas pueden ser de dos tipos:

  • De gravedad. En estas, el producto cae al pico de fluido por su peso y la cantidad de producto aplicado se controla con la aguja y el pico de fluido. La aguja cierra la salida del producto al accionar el gatillo de la pistola. En una misma pistola se pueden montar un pico de fluido y una aguja mayor o menor en función del producto que se aplique.
  • De succión.En las pistolas de succión, el producto es aspirado del depósito por depresión, mientras que el pico de fluido y la aguja funcionan del mismo modo que en las de gravedad.

Funcionamiento:

La pistola aerográfica se basa en el “efecto Venturi”, donde el producto que contiene su depósito (pintura) es succionado por la depresión que se crea a la salida de la pistola y atomizado o pulverizado debido al aire comprimido.
El funcionamiento es el siguiente: una vez lleno el depósito de pintura, se realiza la conexión de la pistola, a través del conector de entrada, a la red de aire comprimido. A continuación se pulsa el gatillo, que tiene dos posiciones; al accionarlo suavemente hasta que hace tope contra el asiento de la aguja, mueve la varilla que abre el conducto interno de aire de la pistola, que lo dirige hasta la zona de pulverización, saliendo por el casquillo. Con esta posición de gatillo, se regula la presión de entrada de aire a pistola.
Al pulsar el gatillo hasta la segunda posición – final de su recorrido – la varilla presiona el asiento de la aguja y la desplaza hacia atrás, permitiendo el paso de pintura. Esta es arrastrada a través del pico de fluido, hacia la zona de pulverización. En esta posición de gatillo se pueden regular el ángulo de abanico de pulverización y el paso o cantidad de producto a aplicar en la pulverización.

El efecto Venturi consiste en que la corriente de un fluido dentro de un conducto cerrado disminuye la presión del fluido al aumentar la velocidad cuando pasa por una zona de sección menor. Si en este punto del conducto se introduce el extremo de otro conducto, se produce una aspiración del fluido contenido en este segundo conducto. Este efecto recibe su nombre del físico italiano Giovanni Battista Venturi (1746-1822).

El efecto Venturi se explica por el Principio de Bernoulli y el principio de continuidad de masa. Si el caudal de un fluido es constante pero la sección disminuye, necesariamente la velocidad aumenta. Por el teorema de conservación de la energía si la energía cinética aumenta, la energía determinada por el valor de la presión disminuye forzosamente.

 

Pistolas HVLP

Las pistolas HVLP (‘high volume, low pressure’) utilizan menos presión y más volumen de aire para atomizar la pintura que las pistolas convencionales, con lo que consiguen disminuir la velocidad de impacto de las partículas de pintura sobre la pieza y reducen el rebote de pintura y la niebla que se crea. Las pistolas HVLP tienen una tasa de transferencia del producto superior al 65%, lo que reduce el consumo de pintura, así como su desperdicio, en la misma medida en que disminuye el consumo de disolventes y la emisión de COV (compuestos orgánicos volátiles, también conocidos como VOC por sus siglas en inglés). Estas pistolas funcionan con una entrada de aire a 2 bar de presión y reducen la presión en la boquilla de salida a 0,7 bar.

Las pistolas HVLP digitales, son pistolas de alto rendimiento que indican la presión de entrada de la pistola exacta a través de un display digital en la empuñadura.

¿Por qué medición de la presión? Para obtener una precisión de los colores alta se tiene que atender exactamente a las normas de parámetros del fabricante de pintura respectivo. Para ello pertenece entre otros la presión de entrada de la pistola. Cuanto más Ud. difiere de este valor obligatorio tanto más el color diverge del débito.

¿Por qué utilizar “pistolas digitales”? Estas miden la presión de entrada de la pistola exactamente y electrónicamente y lo muestran exactamente en el display digital bien legible. Con “pistolas digitales” Ud. acierta con precisión el color correcto y evitan caros trabajos posteriores. “Pistolas digitales” son fáciles de manejar ya que son un 20 % más corta y 20 % más ligeras que las pistolas con manómetros y micrómetros montados. Con las pistolas digitales también ya no es necesario el desmontaje complicado del manómetro y del micrómetro para limpiar la pistola en una lavadora.

¿La electrónica satisface todas las exigencias diarias? son resistentes contra disolventes si se sigue algunas reglas y con eso también son apropiadas para la limpieza en lavadoras de pistolas. Por supuesto las pistolas digitales también son resistentes a choques y protegidas contra explosiones.

 

Pistolas híbridas

Por su parte, las pistolas híbridas se han desarrollado para aplicar los barnices de última generación HS, UHS, anti-arañazos y cerámicos. El barniz aplicado con las pistolas HVLP deja una gota más gruesa que no llega a nivelarse completamente antes de la evaporación de los disolventes, por lo que obliga a emplear más tiempo para obtener un buen acabado. Además, respecto a las HVLP se pierde algo en el aprovechamiento de la pintura pero a costa de una aplicación más fácil.

En las pistolas Hightech, Transtech o híbridas se aumenta la presión con respecto a las HVLP (1,5 bar de presión en boca frente a los 0,7 bar de las HVLP), pero manteniendo la transferencia de pintura y las ventajas de las HVLP. Además, se perfecciona el diseño del cabezal, lo que provoca una mayor velocidad de aire. Gracias a ello, las gotas de barniz son más finas y se consigue un mejor acabado final.

 

Pistolas de retoques o ‘spot repair’

 

Cada vez son más comunes las reparaciones de retoques en el taller de pintura, y son en este tipo de reparaciones en las que se emplean unas pistolas que se caracterizan por tener un menor tamaño que las pistolas de gravedad habituales.

Mediante estas pistolas se consigue reducir la superficie de trabajo, ya que la amplitud del abanico es menor. Los diámetros de boquilla también son menores, en torno a 0,8 – 1 mm, lo que obliga a diluir un poco más la pintura. También son idóneas para pintar piezas pequeñas. Además, gastan menos aire y pintura y son más ligeras y manejables.

Cada tipo de pistola tiene unas características, según el uso que se le vaya a dar y, por tanto, unas ventajas frente a otras. Y es que atrás ha quedado el emplear la misma pistola para todas las aplicaciones, pues aunque la inversión sea importante, los buenos resultados harán que el gasto en varias pistolas (según nuestras necesidades) se amortice pronto.

Por ello, es importante hacer una buena elección a la hora de adquirir una pistola aerográfica para nuestro taller, teniendo en cuenta que elegir las herramientas más adecuadas a nuestras necesidades y características (volumen de trabajo, operaciones más comunes, experiencia de nuestro personal…), también influye en la eficiencia de nuestro negocio.

Ventajas de cada tipo de pistolas

 GRAVEDAD:

– Menor peso
– Aprovechamiento máximo de la pintura
– Permite y facilita el trabajo con pinturas de viscosidad y tixotropía media-alta como las pinturas al agua y aparejos.
– Mayor facilidad de limpieza.

 

SUCCIÓN:

– Mayor capacidad de depósito.
– Permite guardar mejor la perpendicularidad en el pintado de superficies planas horizontales (capós, techos) y en el pintado de interiores.

 

PRESIÓN:

– Ideal para trabajos que requieran una media de más de 3 lts. de pintura por aplicación.

 

AUTOMATICAS:

 

– Para líneas de pintado en continuo.

 

Principio de funcionamiento de las pistolas aerográficas

La pistola aerográfica es una herramienta que utiliza el aire comprimido para atomizar pintura u otros materiales pulverizables y aplicarlos sobre una superficie.

 

El aire y el material a pulverizar entra en la pistola por conductos independiente, mezclándose en el exterior de la boquilla de aire de forma controlada.

 

1.      Accionando el gatillo hacia atrás , se apoya primero contra el vástago de la válvula de aire, permitiendo el paso del aire a través de la misma hacia la boquilla.

 

 

2.      A continuación, el gatillo desplaza la aguja hacia atrás y permite el paso del fluido hacia el exterior y a través del pico, produciéndose la mezcla de aire y producto. De esta forma se crea la pulverización y el abanico deseado.

 

 

3.      Dejando libre el gatillo, la aguja se desplaza hacia delante y se cierra sobre el pico, cortando el suministro de producto. Acto seguido se produce el cierre de la válvula, terminando la salida, y por tanto la aplicación.

 

Recomendaciones de uso

Elementos críticos de la pistola.

– Pico de fluido
– Aguja
– Boquilla o cabezal de aire
El perfecto funcionamiento de los tres elementos asegura un máximo grado de atomización y calidad de acabado.
La existencia de algún pequeño defecto o desgaste nos da como consecuencia:- Abanicos defectuosos – Aportaciones irregulares de aire
– Aportaciones irregulares de material Acabados de baja calidadADVERTENCIAS:Antes de su puesta en servicio, la pistola y sus accesorios deben ser limpiados convenientemente, ya que las pistolas antes de su embalaje son sometidas a un tratamiento de protección anticorrosivo, que debe ser eliminado.Mezcle, prepare y filtre el producto que va a ser pulverizado de acuerdo con las instrucciones del fabricante del material. Si tiene duda sobre la pureza o composición de los productos, contacte con su proveedor habitual.No utilice productos corrosivos o abrasivos. Las pistolas están preparadas para tener una larga vida con la mayoría de los productos existentes en el mercado. El uso de productos altamente agresivos aumentara rápidamente la necesidad de recambios.CONSEJOS UTILES:·        Utilizar la pistola con el regulador de producto abierto al máximo con respecto a la pintura utilizada, para reducir al mínimo el desgaste del pico de fluido y el conjunto de aguja.·        Se recomienda utilizar la pistola con el regulador de abanico totalmente abierto porque así llegara a la boquilla la máxima cantidad de aire para la pulverización.·        Una excesiva presión de pulverización no garantiza un buen acabado. La presión de pulverización debe ser siempre aquella con la que se obtiene el acabado perfecto y el máximo rendimiento del producto, procurando no exceder de la presión máxima marcada por la pistola.

·        Una adecuada y minuciosa limpieza, al finalizar el trabajo, asegura una adecuada utilización, reduce el mantenimiento y garantiza una mejor vida útil.

·        Se recomienda la lubricación de las partes móviles de la pistola al finalizar la jornada de trabajo. Para ello, emplear, grasa o vaselinas neutras.

 

 

Pistolas aerográficas,ultimas tecnologías
5 (100%) 1 vote

Tu comentario aquí...

A %d blogueros les gusta esto: